No podéis imaginaros la alegría que causará en vuestro corazón, durante la vida y principalmente  en la hora de la muerte… por la práctica de la santa caridad hospitalaria, con las pobres enfermas, acordándoos que cada una de ellas, representa al vivo a Nuestro Señor Jesucristo y a su madre María Santísima, y que ellos reciben cuanto se hace por cada una de ellas, tanto más cuanto mayor es su desgracia… os darán, hijas mías, un premio tanto más grande cuanto más tengáis ocasión de sufrir por causa del desatino o desagradecimiento de las pobrecitas enfermas… Os hablo con el corazón de Padre en las manos y como si os estuviera hablando, se me mojan las mejillas con las lágrimas que se me caen y no puedo continuar.” San Benito Menni. (c. 660).

II DOMINGO DE PASCUA

 

 

 

 

 

 

 

Marketing Digital. Este proyecto ha sido desarrollado por Grupo Enfoca: Diseño web Alicante