Testimonios sobre el “Proceso de Revisión de Constituciones”

Escrito el 8 Abr, 2019

Nuestras hermanas de la comunidad “María Josefa Recio Formation House”, situada en Shillong – Meghalaya (India) aportan su testimonio sobre el actual Proceso de Revisión de Constituciones.

¡Aprobación de las Constituciones! Aniversario digno de celebrar, pues ello es gracia, favor, llamada, espera, compromiso, es un momento de especial gratitud por  este don que es nuestro modo de vivir el Evangelio, nuestro libro de vida y de salud a lo largo de nuestra Historia de Hospitalidad en este momento que iniciamos el proceso de Revisión de las mismas.

 

Celebrar es vivir con gozo el don de la Hospitalidad cada una allí donde Dios la ha enviado; es vivirlo desde esa energía positiva que emana del texto constitucional. El inicio de este revisar las Constituciones nos pone en camino con todos y cada uno de los miembros de la Comunidad Hospitalaria para elevar a  Dios un himno de alabanza y gratitud; un himno de introspección para ver, a la luz de Espíritu, que es lo que nos pide individualmente, como comunidad, como Congregación…

En nuestra comunidad, el comienzo de este proceso se ha vivido de un modo sencillo y humilde pero con el deseo de querer reflexionar, profundizar y vivir a tope todo aquello a lo que nuestro “Libro de Vida” nos invita y desde nuestra libertad asumimos en el momento de nuestra profesión. Es un momento para tomarse más en serio nuestros compromisos, como lo hicieron san Benito Menni, María Josefa, María Angustias y nuestras primeras hermanas, siendo fieles al primitivo espíritu con el que fuimos fundadas. Nuestro revisar exige conversión del corazón, flexibilidad para el cambio, disponibilidad para el envío a la misión, exige de nosotras tomar esa actitud de María de hacernos “esclavas” del Señor para que Él pueda hacer “su obra” en nosotras y con nosotras.

Revisar nuestro libro de vida es ponernos en camino de ascenso hacia el Dios hospitalario, que quiere seguir acercándose a los hombres y mujeres de nuestro tiempo para acoger con ternura a cada uno de sus hijos necesitados de amor, salud, cuidado y protección. Revisar supone una total apertura al Dios de las sorpresas, que desea infundir en nosotras un nuevo fuego que revitalice nuestro ser y todo nuestro actuar.

Somos invitadas, en este revisar las Constituciones, a renovar en lo profundo nuestra identidad hospitalaria, nuestra vida fraterna, nuestro modo de acercarnos al mundo del sufrimiento y a las personas  más vulnerables de nuestra sociedad, sin cálculos y sin miedo a los riesgos. Renovaremos las Constituciones si nos renovarnos en el modo de  vivirlas, si realmente las hacemos experiencia de vida entregada a Dios en fidelidad, en servicio generoso y desinteresado como lo hicieron nuestros fundadores que no pusieron límites a su fiel entrega a Dios, ni al servicio a los enfermos y necesitados.

Momentos de la celebración

Nuestra celebración fue un acto sencillo, reflexionado y compartido en oración; cada hermana lo vivió desde su propia experiencia, que para varias es aún muy incipiente pero en todas han brotado esos sentimiento de comunión congregacional, deseos de crecimiento y profundización, así como de hacer vida el tesoro que encierra el texto de nuestras Constituciones. Nos sentimos urgidas a tomar más en serio el sabio y santo consejo de nuestro Fundador san Benito Menni: “Leedlas, hijas mías, rumiadlas, hacedlas materia de vuestro examen y objeto de vuestras peticiones ante el Señor, pidiéndole la gracia de practicarlas con exactitud y con corazón dócil, como agrada al Espíritu Santo”

Ya desde este humilde inicio de nuestra revisión contamos con la ayuda de María, Nuestra Madre, y tenemos la certeza de que así como acompañó a nuestras primeras hermanas, en los albores de la Congregación, nos acompaña hoy en este proceso para que desde la docilidad al Espíritu hagamos siempre lo que es del agrado de su Hijo.