banner

Hermanas y colaboradores seglares llevamos a cabo la Misión Hospitalaria en 25 países del mundo. La vocación hospitalaria es respuesta a la llamada de Dios, para seguir a Jesús y continuar en la Iglesia y en el mundo su acción misericordiosa a favor de las personas enfermas, especialmente de las que padecen sufrimiento o limitación psíquica y que son “verdadero rostro de Cristo”.

Con las jóvenes que creen haber recibido nuestra misma vocación se debe iniciar un proceso de discernimiento, primordialmente por medio de la oración, la escucha de la Palabra de Dios y el diálogo fraterno, para ver si su decisión responde a las siguientes características:

  • Recta intención y libre voluntad.
  • Idoneidad espiritual, moral e intelectual.
  • Inclinación para la misión hospitalaria.
  • Conveniente salud física y psíquica.
  • Capacidad de convivencia.