banner

El concepto de salud, en su integra­lidad, hace referencia no solo a la salud biológica, sino también a la salud biográfica que abarca los aspectos psicológicos, sociológicos y espirituales o trascendentes de la persona; ambas conforman su bio­grafía única e irrepetible.

Por ello, cuando el ser humano enferma todas sus dimensiones se ven afectadas y todas requieren una respuesta adecuada. La atención a las necesidades espiri­tuales y religiosas de los enfermos, familiares y colaboradores forman parte de la terapéutica integral.

La Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, desde el respeto y la liber­tad, ofrece la Pastoral como un servicio que tiene como finalidad fundamental despertar, avivar y mantener la fe cristiana y otros valores espirituales en los enfermos/usuarios de nuestros centros por medio del testimonio, el anuncio explícito, la celebración y la relación de ayuda.

La acción pastoral que se desarrolla en la Congregación se apoya en unas claves de fondo que la fundamentan, la iluminan y la encuadran en la realidad hospitalaria como:

 

Una pastoral de inspiración evangélica. Es por ello una pastoral de la Buena Noticia, de la ternura entrañable y desmedida de Dios con la persona que sufre, abierta también a las situaciones de pluralismo cultural y religioso de los enfermos/usuarios, familiares y trabajadores.

Una pastoral humanizadora y en este sentido sanante, que despierte en los destinatarios energías para luchar contra su enfermedad y les ayude a encontrar serenidad y paz al descubrir que su realidad humana es mayor que la enfermedad que les aqueja.

Una pastoral que se realiza en equipo y cuenta con personas preparadas e identificadas con este servicio. Realizar la pastoral en las instituciones hospitalarias requiere una formación específica continuamente actualizada.

Una pastoral especializada para dar respuesta a las características de los destinatarios de la acción hospitalaria.

a

Publicaciones: Pastoral en el mundo del sufrimiento psíquico

 


Cuando el ser humano enferma, todas sus dimensiones se ven afectadas y todas requieren una respuesta adecuada