Hospitalidad sin límites

Escrito el 14 Dic, 2018

¿Sabías que la Misión Hospitalaria que nuestra Institución desarrolla en Vietnam nace y crece gracias a la dedicación, sin límites, de las Hermanas Hospitalarias?

Descubre cómo se desarrolla esta acción en la Delegación de Vietnam.

Mi nombre es Pham Thi Kim Lien, nací el 10 de septiembre de 1994 y desde ese mismo año vivo en un centro de Hermanas Hospitalarias en Vietnam, mi país.

Desde su llegada en 1987, la misión que realizan las hermanas en Vietnam se ha centrado, fundamentalmente, en la atención a niños huérfanos, abandonados y/o con discapacidad física e intelectual severa. En mi caso concreto, no tengo ningún tipo de discapacidad pero si fui abandonada por mi familia nada más nacer.

Tengo una hermana gemela. Mi madre falleció tras dar a luz y mi padre, que ya tenía ocho hijas y deseaba tener hijos varones, nos dejó solas e indefensas en el hospital. Uno de los médicos, que conocía la labor que realizaban las Hermanas Hospitalarias contacto con ellas y les explicó nuestra situación. Ellas nos acogieron en su centro de Chu Hai y nos cuidaron con verdadero amor maternal, además nos dieron la oportunidad de asistir al colegio junto al resto de niños que vivían en el internado que las hermanas tienen en una de sus casas.

Nuestra vida transcurría tranquila y feliz hasta que, un día de verano, a la edad de ocho años mi hermana salió del centro junto con una persona con enfermedad mental y se perdieron. Pasó ese verano, y los veranos siguientes, sin tener ninguna noticia sobre ella; las hermanas y yo solo podíamos esperar la gracia de Dios. Diez años después una familia que nos conocía reconoció a mi hermana y nos pudimos reencontrar. La alegría que sentí en aquel momento es indescriptible, y aún hoy perdura. Al vernos me contó que estaba casada y que tenía un hijo, cosa que me sorprendió mucho ya que era muy joven, tenía 18 años. No quiero ni imaginar las desafortunadas situaciones por las que tuvo que pasar durante los años que estuvo perdida.

Leer más