banner

La Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús, fue fundada en Ciempozuelos-Madrid (España) el 31 de mayo de 1881, por San Benito Menni, Sacerdote de la Orden de San Juan de Dios, junto con María Josefa Recio y María Angustias Giménez, elegidos por Dios para dar respuesta a la situación de abandono sanitario y exclusión social de las enfermas mentales de la época, aunando dos criterios fundamentales: caridad y ciencia.

En ese tiempo, el tradicional abandono de los enfermos y la carencia de una adecuada asistencia sani­taria pública, resultaba más llamativo en el caso de los en­fermos mentales, de los niños y niñas con malformaciones óseas, escrófulas, tuberculosis, y otros padecimientos, redu­cidos a la marginalidad y abandonados a su propia suerte.

Los comienzos son particularmente difíciles. La magnitud de la empresa, la falta de medios y de recursos económicos y asistenciales sólo puede ser compensada con la generosa en­trega de las hermanas y las prestaciones personales y materia­les de algunos colaboradores, bienhechores y voluntarios.

El notable crecimiento de la asistencia sanitaria pública, tanto en estructura y personal como en recursos materiales, especialmente en los países desarrollados, no oscurece la escena original del momento fundacional de la Congregación: el ser humano que sufre a causa de la en­fermedad y las limitaciones de la propia sociedad para pres­tarle la atención humana y asistencial que necesita.

Por eso la misión y el espíritu fundacional de la Congregación no sólo continúa vigente, sino que es necesario para colaborar en el grave problema asistencial de las personas más marginadas.

La misión y el espíritu fundacional de la Congregación continúan hoy vigentes