banner

Benito Menni, brindó su vida entera a la humanidad. Por ella y por su bien empeñó su vida entera.

Si queréis saber de él, si deseáis conocer cuál era su estilo, cuál el rasgo más sobresaliente de su arrolladora personalidad, tomad una Biblia, abrid el Evangelio por las páginas de San Lucas y leed:

“Un hombre bajaba de Jerusalén a Jericó y le asaltaron unos bandidos. (…) un samaritano que iba de camino llegó junto a él, y al verle tuvo compasión, y, acercándose, vendó sus heridas, echando en ellas aceite y vino, y montándole sobre su cabalgadura, lo llevó a una posada y cuidó de él.”

Este hombre, ese buen samaritano del Evangelio, es el más fiel y ajustado retrato que pueda hacerse de Benito Menni.

El 11 de marzo de 1841 nace en Milán (Italia), del matrimonio formado por Luis Menni y Luisa Figini siendo el quinto de 15 hermanos.

Junto al humus familiar, que marca la vida de cualquier hombre, cuatro episodios intervienen en su decisión de hacerse Hermano de San Juan de Dios:

aaaaa– Unos ejercicios espirituales a los 17 años

aaaaa– Los consejos de un ermitaño de Milán

aaaaa– Su oración diaria ante un cuadro de la Virgen

aaaaa– El ejemplo de los Hermanos de San Juan de Dios atendiendo a los soldados heridos
aaaaaaque llegaban a la estación de Milán procedentes de Magenta, servicio que el mismo
aaaaaaMenni practicó.

En 1860 ingresó en la Orden Hospitalaria de San Juan de Dios cambiando el nombre de Ángel Hércules, impuesto en su bautismo, por el de Benito. Cursó los estudios filosóficos y teológicos primero en el Seminario de Lodi y después en el Colegio Romano (Pontificia Universidad Gregoriana de Roma). Fue ordenado sacerdote en 1866.

Pío IX le encomendó la compleja misión de restaurar en España la extinguida Orden Hospitalaria, tarea que inició en 1867.

A la restauración de la Orden en España siguió también, a finales del siglo XIX la restauración de la misma Orden en Portugal y, a principios del siglo XX, en México. El 31 de mayo de 1881 fundó la Congregación de Hermanas Hospitalarias del Sagrado Corazón de Jesús.

Fue un hombre de caridad inagotable y de excepcionales dotes de gobierno. A su muerte, acaecida en Dinán (Francia) el año 1914, había creado 22 grandes centros entre asilos, hospitales generales y hospitales psiquiátricos. Sus restos descansan en la Casa-madre de Ciempozuelos.

El 23 de junio de 1985 fue declarado beato por el Papa Juan Pablo II y el 21 de noviembre de 1999 lo canonizó, acto por el que se reconoció ante la Iglesia su santidad, que vivió en grado extraordinario.

 

Descargar biografía documentada de San Benito Menni


Benito Menni brindó su vida entera a la humanidad